sígueme!
Blog
Ónar
16507
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-16507,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,side_area_uncovered_from_content,vss_responsive_adv,footer_responsive_adv,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive
Category
Arte
Tags
arte, dibujo, lápiz, Onar
About This Project

Ónar

Conte y grafíto sobre papel
7 × 8 cm

El adjetivo correspondiente a ensueño-sueño es onírico (del griego ónar, “ensueño”). Por analogía con el ensueño -que cumple a menudo fantasías del durmiente- se llama también «sueño» a cualquier anhelo o ilusión que moviliza a una persona.

El onirismo, por otra parte, es un trastorno de la conciencia que lleva a una persona a perder su ubicación en el plano real, confundiendo fantasías similares a las oníricas con la realidad. En estos casos, el sujeto tiene alucinaciones que parecen propias del plano onírico y que lo llevan a mezclar la imaginación con lo real. para interpretar sus sueños o alucinaciones oníricas, de alusiones, símiles, metáforas, señas, y símbolos.

Un sueño lúcido es un sueño en el cual el soñador se da cuenta de estar soñando. Este tipo de sueño se puede dar de forma espontánea o bien ser inducido por determinadas prácticas y ejercicios. La mayoría de los sueños lúcidos sucede en la etapa de sueño paradójico y mediante un proceso fortuito o desencadenado con el aprendizaje. La consciencia de soñar le da al soñante la posibilidad de controlar deliberadamente no sólo sus acciones, sino también el contenido y desarrollo de los sueños. La capacidad de reconocer y controlar los estados oníricos.

Fuente: Wikipedia.